Los Haitises con Explora!

El pasado Sábado 7 de Febrero, realizamos nuestra más reciente exploración al Parque Nacional Los Haitises.

La dinámica del grupo de Explora! es siempre cambiante y eso es parte de su encanto. Esta vez nuestros integrantes variaban en edad desde 5 a 65 años, los niños y sus abuelos siendo los que mas gozaron del grupo!

Llegamos a los Haitises por la ruta de Sabana de la Mar, y fue una agradable sorpresa para mi encontrar que la carretera no se sentia tan pesada como en viajes pasados. No sé si esto se debió a que hicieron algunos reparos a la carretera, al buen estado del autobus o al excelente chofer, José Manuel.

Llegamos primero a Paraiso Caño Hondo y allá nos juntamos con nuestros guias y emprendimos nuestra caminata por el bosque húmedo. A todos se les dió la opción de ir en el bote y juntarse más adelante con el grupo, pero siendo todos verdaderos “Exploradores”, ninguno quiso tomar ésta opción y mejor optaron por estar juntos con el grupo durante el transcurso completo de la exploración.

No conocia este sendero, siempre en el pasado llegaba a los Haitises en un bote, pero solamente porque no sabia de la existencia de este bosque y la opción de recorrer el sendero de bosque humedo antes de tomar el bote. Es impresionante, caminabamos entre altos farallones, diferentes especies de aves, y arboles para soñar . Ahora no vuelvo a visitar a los Haitises de otra forma.

Es un sendero que te hace sentir en plena selva visualmente, pero no es tan extrema que llegas totalmente exhausto a la primera cueva. En su mayoria el camino es plano, pero si resbaloso, ya que es un bosque humedo donde llueve casi todos los dias. Es casi imposible hacer esta caminata sin ser mojado por lluvia y por ende enlodado un poco. (Les recomiendo cuando hagan esta caminata conseguir un palo que encuentren en el camino y usarlo como apoyo para no caerse. En esta excursión solamente se cayó una persona y estoy sorprendida que no fue Manny.)

Vi muchas cosas espectaculares, pero una de las cosas que más llamó mi atención fueron las raices inmensas de algunos de los árboles que sobresalian de la tierra y median varias pulgadas de altura. Simplemente impresionante!

En ese bosque crece el cacao y todos comimos, para mi fue la primera vez que comí cacao así directo de la mata. El cacao crece de una manera muy particular, inclusive a veces ves a un cacao creciendo de lado y solo en su tronco. Parte de lo divertido de la caminata es que ibamos parando cada vez que algo nos llamabá la atención y normalmente Luis José (Infanzon), nuestro ecologista, daba una que otra información útil sobre lo que veiamos y todos aprendiamos algo de esto. Nuestras exploraciones siempre son educativas, esto es parte imprescindible de Explora!

Después de la caminata llegamos finalmente a la primera cueva. Esta cueva es bastante estrecha y en un pedazo tienes que bajar sentada ya que es muy inclinada, lo bueno es que es muy pequeña y el pedazo dificil no dura mucho. Pero no se preocupen, se tiene la opción de no tener que entrar en ella y caminar por encima. La entrada de esta primera cueva no es recomendable para personas que sufran de claustrofobia. Cuando se sale de aquí se camina un poquito y ahí ves el bote esperandote para ir hasta la segunda cueva. Después de la segunda cueva, una vez más, embarcas y vas a otra cueva. Ya todas estas son suave y no se corren en ellas ningun tipo de peligro. Nos faltó una cueva por visitar pero para llegar a ésta, se necesitaban unas 7 horas en total entre ida y vuelta; queda pendiente para la próxima.

Luego vino el recorrido por los manglares (una de mis cosas favoritas) en el bote. Te sientes que estas en medio de una pelicula y que en cualquier momento algo inesperado puede surgir. Sientes una gran sensación de paz mientras estas en ese recorrido, viendo las distintas aves y escuchando sus cantos. Pasando por rocas inmensas que solo se pueden describir con fotos. Este paseo en bote es muy espiritual y personal, a pesar de encontrarte en medio de varias personas, es un momento donde puedes reflexionar sobre tu vida, y sentirte en paz contigo mismo. Sensación la cual, sigue contigo cuando regreses a tu día a día. Esto no lo digo yo en mi onda de filosofa de la cual a veces sufro, sino ésto es lo que me expresaron muchos de los exploradores que estuvieron con nosotros.

Cuando llegamos una vez más a Paraiso Caño Hondo, nos esperaba una rica comida típica y un buen rato agradable de descanso y baño para los que quisieron bañarse en una de las ricas piscinas naturales que tiene Caño Hondo.

Al principio eramos casi todos desconocidos y al final eramos una gran familia. El grupo se compenetró tanto que todos velaban por el bienestar y seguridad de los demás. La armonia que estuvo presente en todo viaje fue realmente muy bonito. Espero que podamos todos volver a compartir pronto. Muchas gracias a los exploradores que estuvieron presente y por ser parte de ese bonito recuerdo que llevaré conmigo por mucho tiempo. Aquí los dejo con algunas fotos de nuestra exploración. Disfruten!

Anuncios

Acerca de Olyenka

I'm green.

Publicado el febrero 11, 2009 en Excursiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: