SOS por el Gavilán de La Hispaniola

Gavilan de la Hispaniola

Hace unos días recibí un e-mail, enviado al mundo, en el que la Sociedad Ornitológica Dominicana lanza un SOS buscando desesperadamente ayuda para evitar la extinción de una especie endémica de la isla de Santo Domingo, el Gavilán de la Hispaniola (Ridgway’s Hawk (Buteo ridgwayi), denominado de este modo por el ornitólogo Robert Ridgway, famoso entre los especialistas de esa rama por su obra “Historia de las Aves de Norteamérica” y quien nombró al menos media docena de otras especies.

Ridgway especifica características del ave adulta: De tamaño mediano, 36 a 41 cm. de largo, con plumas color entre verde y marrón en la parte superior y grises en el pecho, con una cola blanca y negra que la distingue, siendo las plumas del macho más grises que las de la hembra y ambos con patas amarillas. Es un ave hermosa. En el e-mail al que hago referencia aparecen fotos del ave en pleno vuelo o descanso, plena de fortaleza y donaire, y también los cuerpos de las aves muertas, víctimas de la ignorancia de los campesinos y de la incapacidad de las autoridades de poner coto al desmonte de zonas protegidas con el consiguiente daño para el ecosistema. Y es que lamentablemente apenas quedan unos 200 ejemplares del Gavilán de la Española en la Isla de Santo Domingo, concentrados casi todos en el área de Los Haitises.

El ave es víctima de la depredación de la foresta y de la práctica de los campesinos de matarlas debido a la errónea concepción de que se come los pollitos de sus gallinas de cría, cuando lo que realmente sirve de alimento a nuestro gavilán son pequeños mamíferos, lagartos y serpientes. De acuerdo con la Unión Mundial para la Naturaleza en los últimos quinientos años la actividad humana ha causado la extinción de 816 especies, 103 de ellas a partir del siglo XVIII. La naturaleza tiene un ritmo natural de extinción, que en el caso de estas 103 especies es una cifra cincuenta veces superior. Los datos de esta organización indican que uno de cada diez pájaros y el 25% de los mamíferos figuran en la “Lista Roja” de especies amenazadas de desaparición, entra nuestro país en esta lista con el Gavilán de la Española.

Cuando el último Gavilán de la Española sea matado a pedradas o a palos bajo la mano iracunda e ignorante de un campesino, una especie animal única va a desaparecer de la faz de la tierra y no podrá ser restituida jamás. Educación para salvarlo La amenaza de este hecho tan irrevocable debería llenarnos de pavor y motivarnos a buscar vías efectivas para evitar esta tragedia ecológica.

La vía más efectiva para esa cruzada como para tantas otras, es la educación. Educación para la sensibilidad, para el respeto, para la conciencia, para la ética. Educación de niños y de adultos, de ciudadanos y autoridades, de ciudadanos y campesinos. Vendernos a lo interno y lo externo como un país protector de su flora y fauna. Que los campesinos obtengan un beneficio concreto de su entorno natural protegido organizándolos como guías ecológicos, propiciando la creación de actividades productivas rentables derivadas del ecologismo. Conciencia social de que las áreas naturales son propiedad colectiva que debemos exigir, cuidar, proteger para nuestro disfrute en el día de hoy y regalo futuro a las generaciones que nos siguen.

Debemos apoyar a la Sociedad Ornitológica Dominicana en su cruzada de protección del Gavilán de la Española y pienso que hay muchas maneras de hacerlo y Diario Libre es un portal abierto a la reflexión en torno al tema y las buenas ideas de los lectores. Cada ser humano tiene un radio de influencia que en conjunto crea una fuerza enorme. La piedra está lanzada sobre el estanque. El Gavilán de la Española no debe desaparecer.

Un poco más Al gavilán, cuyo nombre científico es Buteo ridgwayi, también se le llama guaraguaito. Es una subfamilia de la familia Accipitridae, que engloba aves rapaces medianas y grandes de alas ancha. La especie se encuentra amenazada por la extensiva destrucción de su hábitat. En peligro crítico según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Desde 2006, su única población conocida reside dentro del Parque Nacional Los Haitises. Esta ave se alimenta de pequeños mamíferos, pájaros, lagartos y serpentea. Anida en las coronas de altos árboles, especialmente en los meses de febrero y marzo.

De Virginia Berges

Anuncios

Publicado el abril 16, 2009 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: