Instrucciones para observar las aves silvestres

Se calcula que en EUA participan en estas actividades unos 50 millones de personas (una quinta parte de la población). Los observadores de aves ya son más que los cazadores y los pescadores juntos.

La observación de aves influye en la conservación de la biodiversidad, algo muy raro en la mayoría de las actividades humanas, que parecen nutrirse de la destrucción del ambiente. Por eso existe una campaña en EUA para detener a los “constructores” y desarrolladores irresponsables, y así evitar que sigan destruyendo los hábitats de las aves y el bienestar de esta pujante industria. Dudo mucho que en nuestro país se produzca este conflicto, pues somos tan previsores, que estamos destruyendo los hábitats antes de que se desarrolle la industria.

El equipo necesario para observar aves será tan costoso y sofisticado como sean las pretensiones de la persona interesada en este pasatiempo. He visto observadores de aves “profesionales”, con más aparatos que el encargado de efectos especiales de una película. Pero a decir verdad, unos buenos binoculares, libreta y lápiz para tomar notas y una guía de campo para identificar a las aves es suficiente. La Fundación Moscoso Puello ha confeccionado dos láminas con dibujos a color de las aves de República Dominicana que son muy prácticas.

Al aumentar el entusiasmo, talvez el observador quiera incluir una cámara para registrar escenas interesantes e irrepetibles. La libreta de notas es una herramienta muy útil, no sólo para anotar las especies que vemos, sino también para anotar en detalle los rasgos de un ave desconocida o una conducta peculiar, e identificarla más tarde con la ayuda de otros libros o consultando a un experto. Esas anotaciones hay que hacerlas inmediatamente, pues en materia de recuerdos visuales la memoria es muy traicionera. Es recomendable usar lápices en vez de bolígrafos, ya que funcionan mejor en días lluviosos. Estas notas son muy importantes, pues aún un observador inexperto puede descubrir cosas interesantes. Muchos descubrimientos importantes en ornitología (estudio de las aves) han sido hechos por principiantes.

Los binoculares sí son imprescindibles, pues es prácticamente imposible identificar muchas de las especies a simple vista y si nos acercamos mucho se alejan. Es importante escoger binoculares con el aumento y la abertura focal adecuados. Esto depende del tipo de hábitat donde hagamos la observación. Un aumento de 8 y una abertura de 40 los más apropiado para observar en zonas boscosas.

La vestimenta es de mucha importancia. Nunca deben usarse colores chillones, ya que la mayoría de las aves diurnas distinguen muy bien los colores. Se recomiendan el marrón, el gris y todos los tonos del verde oscuro. La ropa, además, debe ser cómoda y resistente. Una gorra cumple una doble función, pues al tiempo que nos protege del sol, descompone nuestra silueta, haciéndola menos visible a las aves. No hay que olvidar que lo esencial en la observación de aves es ver sin ser visto. Las mejores horas para observar aves son las primeras de la mañana (Las 4 primeras horas luego de la salida del sol) y las últimas de la tarde (Unas 3 horas antes de que se oculte el sol).

De Simon Guerrero

Diario Libre

Anuncios

Publicado el mayo 17, 2011 en Articulos de Interes. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s