Colonias de Solenodontes y Jutias amenazadas en Hato Mayor

Importantes colonias de Solenodontes y Jutías, avistadas en una zona rocosa de la comunidad de El Manchado, a 7 kilómetros de Hato Mayor, son amenazada con ser extinguidas, debido a que los terrenos que le servían de hábitat, fueron repartido por el gobierno a parceleros, lo que ha obligado a los roedores a salir de sus refugios y ser capturados por los agricultores, que en  muchos casos matan las especies, tras entender que son dañinas a la producción agrícola. Al menos seis Solenodontes y tres jutías han sido capturadas, algunas de ellas matada por los agricultores, que la persiguen hasta darle muerte.

Los roedores huyen de las montañas de El Manchado, debido a los constantes tala de árboles e  incendios provocados por los agricultores, para cultivar los predios pedregosos, ahora ocupado por unos 150 parceleros.

La captura y de los mamíferos se produce a pesar de la campaña educativa que inició el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales en la comunidad de El Manchado.

Es frecuente ver en la carretera de Sabana de la Mar y de El Manchado a niños andar un Solenodonte y la Jutia, que luego de jugar la matan “porque son dañina a los cultivos”Las jutías son roedores parecidos a los Cavia que habitan el Caribe. 20 especies de jutía han sido identificadas, y la mitad están en riesgo de extinción.

Semejan a la nutria en varios aspectos y las más grandes especies pesan algunos kg. Tienen cola, desde vestigial a prensil. Tienen cuerpo robusto y cabezas grandes. Son herbívoros, aunque algunas comen pequeños animales. En vez de cavar cuevas, hacen nidos en los árboles o en cavidades rocosas. Solo pocas no están en riesgo de extinción.

Son cazados para carne en Cuba, donde suelen cocerse en grandes cacerolas con avellanas silvestres y miel.

Una especie de jutía está referenciada en la Base Naval de Guantánamo como “rata de los bananos”.

Hay otras comunidades como El Guayabal, El Mamón, Yerba Buena, Juan Jiménez, Sabana Grande, Capote, Las Claras y otras de Hato Mayor, donde han sido avistadas ejemplares de Solenodonte y Jutía

El hallazgo de una Jutia presumiblemente preñada provocó que Medio Ambiente practicara varios apresamientos a agricultores, que siguen talando árboles y quemando los arbustos en las zonas montañosas de El Manchado.

SOLENODONTE

El Solenodonte al parecer abunda más en los campos de Hato Mayor, porque las colonias localizadas y en número capturado por campesinos, han llevado a las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente a tomar en cuenta la protección del insectívoros, natural de Las Antillas.

Es considerado por los científicos como un verdadero fósil viviente, de cuyos antepasados se ha encontrado huesos que datan de hace 30 millones de años.

Su cuerpo posee una longitud de 28 a 32 cm y la cola mide de 17 a 27 cm. De costumbres nocturnas, anda en zigzag; su saliva es venenosa: el segundo incisivo de cada lado de su mandíbula inferior tiene una ranura comunicada con una glándula venenosa, de donde proviene su nombre científico, Solenodon, “diente surcado o acanalado”. El veneno es muy activo: cuando dos de estos animales se encuentran y se pelean ocurre que uno de los dos muere envenenado a causa de las mordeduras del rival.

De Manuel A. Vega

El Nuevo Diario

Anuncios

Publicado el febrero 21, 2011 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: